jueves, 12 de diciembre de 2013

Un recuerdo para Ramón Resino


Conocí a Ramón hace años, durante un SAT ; en esa época, se hacía el trabajo de teatro en el SAT 2. Tuve la suerte de poder elegir entre dos grandes profesionales: Juan Carlos Corazza y Ramón Resino. Claudio – que entonces supervisaba todos los SAT´s, nos introdujo a ambos desde la perspectiva de que Juan Carlos era más Apolíneo y Ramón más Dionisiaco. Aunque debo decir que a lo largo del taller tuve la oportunidad de comprobar esta aseveración, le acabé dando la razón a Ramón cuando le contestó a Claudio que él, aunque inicialmente sí era muy Dionisíaco, al final trabajaba mucho desde lo Apolíneo. En todo caso,  esto no lo entendí hasta mucho tiempo después, en un viaje al desierto de Marruecos de la mano de Ramón.